lunes, marzo 26, 2012

despertar


despertar
no es una opción
es dolor
mierda
humillación
despierto otra vez
en duro colchón
dispuesto a sufrir
a morir
sin amor

despierto
sin otra alternativa
que despertar
sin otra cosa
que arrepentirme
despierto dolorido
acalambrado
desperezarme
equivale
a sentir cada golpe
cada quemadura
la boca membranosa
en sangre seca
la lengua hinchada
negra

me acurruco
sobre el costado
que menos duele
doblado
cara contra el piso
me distraigo
juego
con mierda
y sangre
diluidas en orina
a medio secar

imagino texturas
superficies
vuelo lejos
otro lugar
tirado
sobre arena
me hago el dormido
ellas juegan
a enterrarme
en medio de una fortaleza

es agradable



7 comentarios:

selva vivian dijo...

Ay Jose termino sufriendo con tu poema,que deja una terrible sensación de tristeza,y dolor,vaya duro despertar,que bien podría ser el mio,en fin mejor pensar que no!!!.hermoso,como siempre logras emocionar todos los sentidos,besss mil.

Anónimo dijo...

Si fuera una de tus hijas sentiría que es para mi la parte que dice es agradable verlas sonreir cómplices, cubrirme de calor, sus ojos ... y la parte que te aplastan me recuerda a los juegos en la cama de mis padres en la mañana, cuando les saltaba encima cuando era niña.. :) Para que veas que no lo entendí en absoluto!!! Quien sabe la mierda y la orina es que el perro también jugaba en la cama al despertar ... :) Este... no va con respuesta!!!! Esperamos otro, si?

José W. Legaspi dijo...

Anónimo querido (te publico a pesar de que es explícito mi pedido de que no se hagan comentarios de esa manera), es muy válida tu interpretación de lo que leíste, lo único que puedo agregar es que hacés una lectura lineal del poema sin reparar en que la imaginación y la sensibilidad juegan un rol preponderante. Te agradezco que leas y comentes, lo valoro enormemente pero te pido por favor que de ahora en más te identifiques aunque sea con un nombre de fantasía. Abrazo

Anónimo dijo...

Mi querido José: tú lo sabes, la araña no araña.
Y los que a la mañana "dspiertan" no despiertan.
Saborean, acaso, un café, pero no más.
Y en los semáforos, son los anónimos, que piden a gritos que los nómbremos.
Un fuerte abrazo!!

Kent Uzikis dijo...

"Como bien dice Selva,lo que escribes sacude,nos hace sentir la situación,nos coloca en la dura escena que con pocas palabras pero precisas y fuertes,describen el sufrimiento humano a la enésima potencia ...
El cautivo recurre una y otra vez al recurso de la imaginación para mitigar su padecimiento.Por momentos lo logra y por momentos la realidad de las condiciones puede más.Aún el dolor de la mordida tiene algo de éxtasis que se confunde con placer hasta que se trasponen los límites y el factor supervivencia sacude,arroja esa rata que ríe y a la que imagino también confundida ante la reacción.
Algunas palabras duras y asquerosas ,que en otro relato apuntarían a la náusea,aquí quedan de lado ante la auxiliadora esquizofrenia momentánea que ayuda por un instante a evadirse de tanta crueldad"

Fernanda Martínez dijo...

Estoy de acuerdo con el análisis de Kent, ese poema me transportó a lo insoportable que debieron padecer muchos y que lamentablemente continúan padeciendo en distintas cárceles del mundo por distintas circunstancias. Resulta conmovedor como planteas la situación sin mencionar siquiera el sitio, hay elementos que todo lo sugieren. El asco que puede provocar nuestros propios fluidos corporales en situaciones normales de vida, cuando todo es extremo se transforma, muta, todo duele, el aire del poema, duele el dolor padecido y tal vez enterrado y ahora desenterrado. Mis respetos hacia ti y ese poema tan doliente...Un abrazo, Fernanda Martínez(Fer Mar)

esther dijo...

El alma tumefacta se transpareta en el cuerpo atormentado, angustia viva, se respira la ira, pero las ratas se pueden aniquilar. Hay otra poesía menos dura y cruel , no se
si verdadera pero es la que me cura el alma.Abrazo. Esther