domingo, marzo 25, 2012

Ratas

el tiempo no es
no existe

vibra la cuerda
que me sostiene 
es ella
siente la sangre
se aproxima
con cuidado
hasta la tela
máscara ruin
toca lo magullado
tumefacto
acaricia
acaricia

pasos firmes
ahuyentan esa 
estas otras
estridentes
fuerzan la cuerda
que me sostiene 
crujen mis huesos
desciendo por la madera
sangre y sudor de otros
hasta el tanque 
que llena las oquedades
hasta el dolor
ahoga
ya no importa el olor
solo el incendio
que nace del pecho
y se extiende
a todo mi cuerpo
a todo mi cuerpo

sueño con ella
todo huye
ante su rostro
sus ojos
su sonrisa
duele su mirada
que se desvanece
ante los gritos
que explotan
arquean mi cuerpo
que tiembla
y se sacude
tiembla
y se sacude

el tiempo ya no es
no existe
las ratas volvieron

11 comentarios:

Elbio Chitaro dijo...

borde de luz no es lo sombrío, no es lo de usted, es venturanza, la mesa donde amasabas, madre, tiene una gran quemadura de plancha, como una rata, la amiga rata



borde de mesa no es sólo ahogo, es mosca grávida, mirar de pronto la granizada desde el temblor, la mesa donde llorabas fue cuna abierta, cajón de harina y balsa de agua, ¿por qué me duele tanto, madre, tu cuchara de alpaca?



borde de mancha sobre la mesa no es costurón de llaga, ni olor al miedo, es delantal descocido para servir la última cena de los canallas, recuerdo como comían con los ojos, madre, tus pechos de agua



araña humana pegando el tarascón a la manzana, este leudo amanecer en nuestra cara, frontera en el mirar, fragmento de ala

(de LA IMPUREZA de Elbio Chitaro).

Veronika dijo...

Fuerte Legaspi, personalmente me gusta el tipo de poesía que expresa sentimientos oscuros, son como latigazos verbales que te arrastran a lo profundo. Me parece que cambiar el gerundio le agregaría. si es posible, más fuerza.

José W. Legaspi dijo...

¡Gracias Elbio, me encantó tu poema, verdadera poesía!
Querida Verónika, gracias, tu sensibilidad reconforta, y sí, puede que le dé más fuerza cambiar el gerundio. Prometo releer y evaluar

Jorge Jesús dijo...

Fantasmagoría donde abunda la rata guardiana de la cueva piedra y gris, monstruo multitíbico donde circulan en laberinto las ratas guardianas, en intersticios de la cueva piedra donde alojan a la libertad, detenida o secuestrada por el dictador que tortura con el brazo ejecutor de las ratas de la Orden Debida al dictador.

Ellas las ratas, salen en cortejo cuando muere el dictador, ellas las ratas viven con honores de la sombra y cobran en el plato que roban a la libertad tutelada por códigos del engaño, las ratas viven con honores y cobran para comer a dos carrillos, las ratas van y vienen. La libertad sigue atenta avanzando paso a paso y espantando con decisión a las ratas guardianas de la sombra. Jorge Jesús.

José W. Legaspi dijo...

¡Gracias Jorge, valoro mucho tu voz! Abrazo grande

selva vivian dijo...

LAS RATAS VOLVIERON Y CON TODA LA FUERZA QUE SOLO UN POETA COMO VOS LE SABE DAR,ESTREMECE,IMPRESIONA,SE SIENTE SU PRESENCIA EN TODO EL CUERPO, IMPRESIONANTE ME ENCANTO.....UN ABRAZO GRANDE QUERIDO AMIGO,Y QUE BUENO LEERTE,BESS.

Anónimo dijo...

Estimado, me encantó, solo acoto que no dejaría la palabra sangre repetida en la segunda estrofa o como se diga. Gracias por el queso muso que siempre logra inspirar producción!

Silvana dijo...

Ratas inspiradoras de tantos sentimientos encontrados, me encanta que vuelvan tus ratas a la poesía.
Muy intenso y estremecedor, me gusta mucho la repetición de los versos, te imagino leyéndolo y más me gusta esa repetición.

Kent Uzikis dijo...

Acechan,muerden,nos quitarán los pedazos de a poco si es posible ... Pero las ratas es lo que hacen.
No se diferencian de nosotros que también matamos para comer,que nos deleitamos con los sabores de la carne y poco nos importan los dolores de las víctimas.
No son las ratas,en definitiva,lo despreciable.Si la situación que nos puso allí,en su "mesa",a su alcance...
Si son despreciables los que nos detuvieron atados con cuerdas y arrojaron al mundo sombrío de las ratas.Si los que nos salvan momentáneamente de ellas para comernos el alma sin asco hasta conseguir lo que buscan entre nuestras entrañas.
Rescato el sueño de sus ojos que ahuyenta casi todo y sólo se desvanece ante la agonía final,puerta de un universo donde no existan más mordidas ni cuerdas ni piletas mal olientes ni corazones negros vestidos elegantemente uniformados,sin una mancha de polvo ni una pizca de misericordia.

Gracias por molestarte en avisarme sobre nuevas publicaciones.

Sauf dijo...

me llevó lejos...a los setentas...hay cosas que sacuden Legaspi, que se meten mente adentro y escarban entre la memoria emotiva que estaba adormecida...esto me removió, no se si darte las gracias, abrazo

Teresita Sténeri Muñoz dijo...

quedo sin palabras... estos poemas cobran vida... y el tiempo que no pasa y no existe toma existencia, y el dolor duele, y no quería estar allí...