miércoles, junio 02, 2010

Fuego I

El fuego quemó la casa, el humo
opacó tus ojos, que brillaban en
los míos, que apagaron el fuego

Los tuyos, ya negros
se cerraron y
nunca más,
se abrieron

4 comentarios:

liancay dijo...

Muy lograda la metáfora, el paralelismo entre el amor como un fuego que se consume a sí mismo y a destiempo. Unos que se opacan y se cierran a los otros que quedan mojados(¿de llanto?)apagando los restos del amor. ¡Felicitaciones!
Nínive

airefuegoymar dijo...

tus pupilas urgan en mis pupilas de tal forma que mi mirada parte de tus ojos
mirame y rescatame , ponme a salvo en tus
pupilas , cobijame esta noche bajo tus pàrpados que son mi abrigo, esta
noche en que no hay luna ni hogueras que den luz a mis sentidos, solo
esta noche, mañana cuando despiertes una lagrima me
arrastrara a tu olvido

ME ENCANTAN JOSE TUS TRABAJOS Y NO PARO DE HALLAR AFINIDADES CON LOS MIOS...

José W. Legaspi dijo...

airefuegoymar, comparto la misma sensación a través de los poemas que me has dejado para compartir... ¿cómo me pongo en contacto con tu obra? ¿Dónde puedo leer más?

Silvana de Lima dijo...

José, fantástico. A mi me atrapó la tragedia de esos ojos que no se abrirán más, temo que a la vida, dolor me provoca, sensación de lo fatal.
Buen trabajo como siempre...