domingo, noviembre 13, 2011

Rata



cuerda tensa
hocico
pozo seco
hunde
carne muerta




9 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias por esta invitación y la bienvenida a este espacio...Luego que trasponemos puertas nunca salimos del mismo modo en que entramos porque hay huellas infinitas que marcan rumbos diferentes, que nos habitan desde distintos sitios, que nos invaden con variados sentimientos...la palabra cuando nos atraviesa la piel nos cambia el alma para siempre...Excelente tu poesía José!
Cariños, Fernanda Martínez

selva vivian dijo...

carne muerta,comida de rata,supongo que es un siclo de vida,algo tienen que comer....pobre del que le toco esa suerte,o por algo le toco.Buenísimo tu poema,querido amigo,besos mil.

Silvana de Lima dijo...

Lo más parecido a la desesperanza, la pena, el dolor ya ni se sienten en la carne muerta, fuerte como siempre José, muy bueno!

Paula Einöder dijo...

Hola, José, me gustaron mucho los dos primeros versos que abren el poema. Se crea una gran tensión entre ambas imágenes:la cuerda tensa y el pozo seco -un espacio para lo posible-, donde se vislumbra la cuerda floja de la imaginación que nos hace caer, si seguimos al conejo blanco, en la madriguera de la creación, del proceso de escritura.

José W. Legaspi dijo...

¡Gracias Fernanda, Selva, Silvana, y mi muy querida hermana y poeta, Paula! Vuestras voces se funden en mi alma...

Laurel dijo...

Por qué carne, hambre y mugre juntas? Carne y hambre ... si, ¿mugre? Este lo vengo pensando desde hace rato y no lo entiendo.

Ana dijo...

Absolutamente removedor!! no sé si deba interpretarlo o simplemente quedarme con las imágenes / sesaciones que me transmite, personalmente me traslada en el tiempo, un tiempo futuro y nefasto.

Dying Lenore dijo...

Simple y a la vez tan complejo. Me mueve muchas cosas por dentro.
Gracias maestro por compartir su arte =)

escarcha dijo...

este texto sabe a soledad!
excelente amigo