sábado, enero 28, 2012

alarma


mi mujer es como una alarma
sonando en mi oído
como una alarma, digo
es aquella mujer que pasa
caderas anchas y
pecho grande
como abrigo
pero a mi lado
suena mi mujer
como una alarma en mi oído
¡qué mirás, idiota!

idiota sí
mirando aquella mujer de
caderas anchas y
pecho grande
como abrigo
que mis ojos se lleva
pero a mi lado
suena mi mujer
como una alarma en mi oído
¡dejá de mirar, imbécil!

sí imbécil
imbécil yo
que te escucho sonar
en mi oído
mientras aquella mujer
pasa frente a mí
hermosa
de caderas anchas
pecho grande como abrigo
que me mira y sonríe
mientras a mi lado
suena mi mujer
como una alarma en mi oído
¡sos un tarado!

sí tarado
estoy tarado
de estar a tu lado
mientras aquella mujer
se detiene
hermosa
de caderas anchas
pecho grande como abrigo
que me mira
sonríe y me dice
¡mirá que sos lindo, papito!
y yo pienso llévame
llévame contigo
mientras a mi lado
suena mi mujer
como una alarma en mi oído
¡estúpido, es un travesti
te digo!

estúpido resignado
por estar contigo
mientras suenas
como una alarma en mi oído
y aquél hombre se aleja
con sus caderas anchas
pecho grande como abrigo
quedando yo
agradecido
porque sigas
sonando en mi oído

5 comentarios:

escarcha dijo...

jajajajajajaja
EXCELENTEEEE!!!!!

Un abrazo amigo

Sauf dijo...

tal cual, qué sería de ustedes sin nosotras? jajaja buenísimo...eso si: el de las caderas anchas debe gritar menos yo que usté lo pienso...

selva vivian dijo...

Excelente, y con mucho humor...ojala siempre tengamos alarmas sonando en nuestros oídos,ya sea por que nos llamen la atención, o por mirar eso que nos llame la atención equivocados o no!!!es señal de que importamos y estamos vivos, buenísimo me encanto,abrazo grande querido amigo.

Silvana dijo...

Me divierte y me hace reír mucho éste poema, la verdad es que hace falta poesía con humor, en la cual podamos disfrutar de las situaciones cotidianas de la vida y no siempre estar buscando en ella sufrimiento, amor o desamor, y además en este caso nos transporta a un clima de distensión y eso está muy bueno en los días que corren. Muy bueno!

Teresita Sténeri Muñoz dijo...

No creo que salga igual que la primera vez que comenté.. ya sabés José que no se nada de tan hermosa tarea como escribir... sólo espero que siempre siga sonando la alarma... siempre... abrazo y gracias por el deleite